Jubi

Dirección: Carrera 7a. No.10-20

Teléfono: 350 5511 ext: 1201

Documentos

Carta

Carta

La cercanía del Jubileo extraordinario de la Misericordia me permite centrar la atención en algunos puntos sobre los que considero importante intervenir para facilitar que la celebración del Año Santo sea un auténtico momento de encuentro con la misericordia de Dios para todos los creyentes. Es mi deseo, en efecto, que el Jubileo sea experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiese tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz.

Historia y Significado del Jubileo

EL JUBILEO

La palabra “Jubileo” viene del latín jubilaeus que fue tomada directamente del hebreo Yobel que significa júbilo. Esta palabra expresaba la alegría de la tierra, de los esclavos y de los explotados en general, cuando se anunciaba un año jubilar.

“Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz Es condición para nuestra salvación”. El Papa Francisco no podía encontrar una expresión más eficaz para hacernos comprender el valor que la misericordia tiene en la vida de la Iglesia y de cada creyente. Contemplar la misericordia significa verla impresa en el rostro de Cristo que está vivo y realmente presente en el misterio de la santa Eucaristía.

Sacramento de la Reconciliación

Son muchos los católicos que comulgan y no se confiesan y muchos de los que se confiesan parece que no tienen de que confesarse. Gran cantidad de fieles no se ven en pecado, «no tienen» faltas y por lo tanto no tienen necesidad de pedir perdón a Dios y recibir la absolución de la Iglesia por medio del Sacramento de la Reconciliación, de la Penitencia o confesión.

El Sacramento comienza desde el momento en que nos decidimos a volver al amor del Padre Dios y continúa cuando, sintiéndonos perdonados, nos esforzamos por ser fieles al Señor en la comunidad de nuestros prójimos.

Desarrollo por San Pablo Multimedia